El verano que se fué…

Captura de pantalla 2013-03-13 a la(s) 19.33.23Benirrás. Domingo de Tambores. Ibiza 2012.

Llegan las lluvias del otoño y no hacen más que recordarnos ese verano tan espléndido que hemos pasado en la isla. En mi isla, en la isla de todos. Muchos son los recuerdos que deja un verano. Vuelven siempre de una manera agradable a nuestra cabeza, para hacernos revivir momentos seguramente inolvidables que nos hacen sentir bien otra vez y que aunque recuerdos, si buenos son, bienvenidos sean. Este verano me he dedicado a volver por donde hacía mucho que no estaba. Casi siempre y porque el hombre es un animal de costumbres, solemos ir a los mismos sitios y es lógico, ya que “mas vale lo bueno conocido que lo malo por conocer”. Pero en Ibiza no hay casi nada ya que no sea digno de disfrutar y por eso, como cada año me lo propongo y nunca acabo de hacerlo, este verano volví al campo, a las calas recónditas, al atardecer en Benirrás, a Atlantis andando y a Es Vedrá en Zodiac.a Atlantis andando y a Es Vedrá en Zodiac.

Lo mágico de Ibiza es encontrarte con quien menos esperas en el sitio más inesperado, valga la redundancia. Uno de esos días de calas perdidas, me encontré en una misma tarde a Carles Sans del “Tricicle” a Corbacho y así de lejos al mismísimo Berto. Poco más tarde y ya entrada la noche al grandísimo Pocholo.  Lo primero que ví fué su afamada mochila. Estaba yo tomando una copa y de repente mi vista fue a parar  al reflejo de los adornos de la mochila y sin darme cuenta me topé con el. Lo tenía a dos pasos. Pocholo, aunque tenga una merecida reputación, es un tío cojonudo súper educado y va “hecho un pincel”. Estuvimos charlando y fumando un cigarrito de la risa.

Pocholo y yo en Amnesia.

Quedamos para grabar en el estudio de un amigo en común “un día de estos”, que quiere decir, el día en que “meen las gallinas”. Los podía haber juntado a todos y haberles propuesto una gran colaboración para una “serie” o una “peli”, de la que por supuesto me hubiese yo mismo encargado de la Banda Sonora. Éxito garantizado! Jajaja! Que monstruos!

 

Pero sin lugar a dudas, el “momentazo” del verano fué junto a mi gran amigo Pippi de camino a Benirrás a ver y escuchar la “Tamborilada”.  Cada año hay mas gente . Debido al gran incendio de hace dos veranos, la Guardia Civil cierra los accesos de la carretera a la playa, por lo que si quieres ir, tienes que hacerlo andando cual peregrinación a Santiago. Después de mucho discutir decidimos emprender camino junto a decenas de turistas. Lo que suponía ser una marcha de treinta o cuarenta minutos acabó siendo una hora. Por el camino merendamos lo que la naturaleza nos ponía al acance… una uvitas aquí, unos higuitos allí. Pues bién, en un momento del camino y justo cuando nos adelantaban dos chicas, Pippi le suelta a una de ellas, toda acalorada del esfuerzo : “ Venga, que te va a ir bien”, refiriéndose a que como la chica tenía un poco de sobrepeso, la caminata le iba a sentar de maravilla. No podeís imaginar la cara que puso la tía. Si las miradas matasen… Estuvimos riéndonos durante días recordándolo.

SINGAPUR 2002 (CESAR & PIPPI)

Pippi y yo en el campo de Ibiza.

Una vez en la playa y debido al tumulto no duramos mucho, lo justo de ver a gente”follar” en el agua y algunos de nuestros amigos percusionistas de la isla disfrutando como niños. Si digo que era más chulo hace veinte años, entraríamos en comparaciones odiosas y no es el caso. Como siempre digo, hace años donde ahora hay dos mil personas, habían solo doscientas. Pues eso, un verano más o un verano menos, según lo queráis ver, pero un verano que estará en vuestras retinas, justo justo, hasta la llegada del siguiente.

Anuncios