HOUSE CLASS!

 

Carpe Diem Lounge Club

Carpe Diem Lounge Club

El verano se fue, hace días ya, pero no los buenos recuerdos que nos dejó.

Uno de esos buenos momentos ha sido mi residencia en la fiesta House Class todos los jueves noche en CDLC.

El CDLC, es uno de esos clubes que se encuentran en la “Milla de oro” en el paseo marítimo de Barcelona. Bien decorado, bien llevado y con un Restaurante de primera.

La “Milla de oro” que en realidad son unos seiscientos metros, se compone de otros cuantos Restaurantes/Clubes como son el Shoko, el Opium o desde hace muy poquito Pacha. Un Pacha que nada tiene que ver con el de Ibiza, a no ser por las cerezas de su logo.

Sergi Trillas, director de Carpe Diem, fue quien me dijo que los distribuidores de alcohol, habían renombrado de esta manera a este trocito del paseo Marítimo por su gran poderío económico en comparación con otros barrios de Barcelona, y la verdad, es que hay bastante nivel y me refiero a que el público de la “milla”, no es precisamente pobre.

CDLC lleva ya dos años apostando por las fiestas House Class, que básicamente es traer a los iconos del House, para disfrutar de la música, el arte y la profesionalidad, de los mejores DJs de House de la historia.

Sí, sí, de aquellos que fueron pioneros en su mayoría y que siguen dando mucho que hablar con el paso de los años. Porque ya se sabe que el que tuvo, retuvo…

El año pasado formó parte del elenco, Frankie Knuckles, que en paz descanse. El mismísimo padrino del House como se le conoce en medio mundo, pinchó en Barcelona, y ya no volverá a hacerlo.

Pero para remediarlo, si es que algo así tiene remedio, el colectivo Fact se encargá de que los colegas de Frankie, ya que el no puede volver, al menos físicamente, estén aquí.

DJ’s de la talla de  David Morales, Tod Terry, o Tony Humphries, han sido los habituales en estas fiestas.

La verdad, para entender lo que es el House, y especialmente su groove, nada mejor que escuchar a gente que lleva toda la vida creándolo.

Dice ese himno de Eddie Amador, que no cualquiera puede entender que la música  House es algo espiritual, para el cuerpo y alma.

El espíritu de las fiestas House Class pretende solo eso, disfrutar del House de la mano de sus grandes maestros.

Paso a detallaros, con quien he tenido el gusto de compartir cabina en estas fabulosas fiestas de los jueves de este verano.

Las primeras sesiones corrieron a cargo de Kerri Chandler, Tod Terry, Kenny Dope Gonzalez y Mark Farina.

A mediados de Junio lo hicimos mi gran amigo Pippi y un servidor. Una sesión Old School y en vinilo. Un gustazo!!

Leyendas de Ibiza.

Leyendas de Ibiza.

Sandy Rivera puso su granito de arena, con una sesión contundente y muy “americana”. El es un gran personaje, un gran compositor, y un amante de la noche donde los haya.

Dj Pierre, espectacular, con un sonido muy suyo cargado de beats y buenos basslines. Pinchó con gafas de sol buena parte de la sesión

Harry “Choo Choo” Romero, sin lugar a dudas fue uno de los que dio mas caña. Hardhouse puro y duro. Otro gran tipo que ya conocía de Ibiza y Miami.

David Morales, con el que ya había pinchado en el Ku de Ibiza, nos deleitó con su genuino Def Mix. Pinchó con Traktor y hasta llevaba su propio técnico. Esa noche fue un tributo al padrino del House, Frankie Knuckles.

Mr Rick Wade, fue el mas elegante de todos y seguramente el menos comercial. Un tio genial y súper educado. Pinchó con vinilos.

Kerri Chandler, nos maravilló con un set repleto de clásicos, para acabar cantando uno de sus clásicos: “Rain”. Grande. Grande!

House Class… The Party!

House Class… The Party!

Junior Jack, se vino con un speaker que amenizó toda la velada. Un tio sencillo que desborda talento por los cuatro costados.

Satoshi Tomiie, al que conocía de hace años, fue el que mas artilugios, efectos y controladoras desplegó para su sesión. Impecable.

Little Loui Vega, también se trajo su propio mezclador. Recuerdo que me dijo, que “ese” era el mejor mezclador del mundo. Nos ofreció una sesión repleta de todos ses éxitos de Masters At Work.

Alfredo, mi colega de Ibiza, el gran DJ del Amnesia, también pasó por House Class, para dejar el pabellón de Ibiza en lo más alto.

Pete Tong, seguramente fue uno de los que mas autógrafos firmó la noche que pinchó. También lo hizo con Traktor. Se trajo su propio técnico.

Mi gran y respetado amigo, Carlos Sosa, aka DJ Sneak, fué uno de los que mas ilusión me hizo volver a ver. Hacía casi veinte años de nuestra primera sesión juntos en Palma de Mallorca.

No ha cambiado nada, por el contrario, ha mejorado su estilo y su técnica. Es un gran tipo. Estuvimos hablando de Ibiza casi toda la noche. De cómo había cambiado, jajaja.

Farley Jack Master Funk y Derrick Carter, perdieron sus respectivos vuelos y no pudimos disfrutarlos .

House Class... A Real Thing!

House Class… A Real Thing!

No creo que haya un club en este país y seguramente en este mundo, que haya reunido tal cantidad de talento en tan poco tiempo.

Como ya dije, lo que desea CDLC es ofrecernos el espíritu del House a través de sus mejores DJ’s y de ésta manera desarrollar veladas íntimas difíciles de encontrar hoy en día, cuando el mundo del DJ se ha comercializado hasta un punto indecible.

No deberíamos olvidar, que el House, es el verdadero padre de la mayoría de estilos de baile que funcionan hoy en día. Se me ocurre una palabra para describirlo: Respeto!

Gracias a Sergi Trillas por su confianza y amor por el verdadero House y por hacer todo esto posible. A David y Andrés de Fact por su dedicación y entrega y me quedo corto. A Helios por estar ahí siempre y llenarme de energía positiva, y en general a todo el equipo de CDLC por su profesionalidad y buen hacer.

Porque una lección de buena música, una “Clase de House”, no es poca cosa.

Larga vida a House Class!!!

A Spanish House Class.

A Spanish House Class.

Con el maestro Kerri Chandler.

Con el maestro Kerri Chandler.

Rick Wade pincha en vinilo.

Rick Wade pincha en vinilo.

Mr David Morales and me.

Mr David Morales and me.

House Class Family.

House Class Family.

 

 

 

Anuncios

Ibiza Histories Part I (From Resident Advisor)

Captura de pantalla 2014-07-03 a la(s) 19.22.09

Ibiza Histories: DJ Pippi

Running sporadically across the season, Ibiza Histories will aim to dig a little deeper into the specific island experiences that have come to define some of Ibiza’s most influential figures. Who better to start with than one of the scene’s original craftsmen: DJ Pippi.

Captura de pantalla 2014-07-03 a la(s) 19.04.16

 

Giuseppe Nuzzo, AKA DJ Pippi, is one of the key figures in Ibiza’s musical history. Arriving here as a wide-eyed 23-year-old, he would soon evolve into one of the best-loved DJs on the island. Attributed with introducing the locals to the likes of Prince, Marvin Gaye and James Brown, we caught up with Pippi over a coffee to unearth some of the finer details of his past.

Let’s start at the beginning. You first came to Ibiza in ’79, as a tourist from Germany right?

Yes. I was DJing at a place called Malesh in Düsseldorf, which later became Checkers. Claudia Schiffer was discovered there, in ’82. And then in ’84, Pacha offered me a job DJing and I left everything and moved to Ibiza.

What was it about Ibiza at that time that attracted you?

When I first arrived it felt as if I’d found the place I’d always hoped existed. Before that, I had travelled a lot, looking for somewhere which suited me both as a person and as an DJ. Immediately I saw that Ibiza had something unique to it. In my case, I fell in love with Pacha, which was honestly like something I’d dreamt up. I was bringing a style of music that the island wasn’t familiar with, which is what led to my opportunity.

So you arrived here and immediately started spinning at Pacha full-time?

Captura de pantalla 2014-07-03 a la(s) 19.04.31Yes, for three years until ’87.

And you played every night of the week?

Of course! Up until the mid-2000s, that was always the case at Pacha. Every DJ worked the whole night, from open until close. Every night was a Saturday. Not like now…

So would you play similar music each night?

Well in those days you didn’t have seven different parties for each night of the week. Pacha had its residents and we played every night. Of course, it was a similar sound each time, but made up of different records, which could shift the mood considerably. I was lucky to have so much music to choose from that no night was the same.

Captura de pantalla 2014-07-03 a la(s) 19.13.40

 

So what time would you start?

When the club opened and I’d finish when it closed. Roughly seven or eight hours. It was hard work, but it was great fun and the island was a constant source of inspiration.

Did you find playing there easy?

Yes, because of the style of music I was playing.

Which was primarily black music, right?

Exactly, music with a little bit more funk and soul, plus some new wave and new romantic bits. My contemporaries were playing a lot more psychedelic stuff, a lot more rock and pop. So I brought something completely new to the table, especially for the Ibicencos, who had never heard that music before. The foreign crowd were more clued up. When I arrived, other DJs started mixing up the styles and created what became known as the balearic sound. The thing is, back in those days, you could really count on your favourite artists to put out good records. Whether it was Prince, Sade, James Brown, whoever…

But it wouldn’t just be you all night?

No, there were usually two or three of us. When I started I played alongside an iconic DJ called Cesar de Melero and also Joan Ribas, and we’d take it in turns to spin. When we thought the people wanted something new, the other would take over. We worked together though, soundtracking the night as a whole. If you weren’t paying attention, you wouldn’t even notice we’d switched.

Who were the other main DJs on the scene back then?

You can count them on one hand. Myself, Alfredo, Jose Padilla and then Giovanni in San Antonio, who passed away. Then there was Clara da Costa (AKA Miss Bisto) from the UK. I admired her a lot; she was the first British woman to DJ on the island. And then Cesar de Melero and Joan Ribas who I mentioned above, and Leo Mas. And we were all friends.
DJ Pippi at Pacha, 1997.

How advanced was your mixing?

In all honesty, no one on the island could mix like I could. In those days you had no effects machines, so I’d find ways to create my own, using two copies of the same records for phasing, or flanging. Not everyone had those skills. I was very spontaneous and the crowd used to love it. It was quite a unique style; emotive, yet fun.

And what was the vibe on the dance floor?

Captura de pantalla 2014-07-03 a la(s) 19.16.00

It was amazing. Back then, Ibiza was only visited by a select few, so you had the best Italians, the best Germans, the best French. There was such a strong atmosphere in the club, such a real sense of community and togetherness. Everyone was equal and rubbing shoulders, from the drug-addict to the richest man inside. And it was quite an intellectual crowd; you had writers, actors, musicians. People with a certain class. And of a certain age. Students didn’t come to Ibiza. There were no chartered flights. Only a select strand of society knew about the island. It was underground.

And was DJing well-paid back then?

We weren’t paid vast sums of money but for that era, we earned enough to live a good life. Plus, when you’re young, those things don’t concern you so much. You’re more involved in your creative side, the rest wasn’t really important.

And mixtapes were a big thing, right?

Yeah, huge. That was big business at the time. You could sell a mixtape and earn more than you would in a month behind the decks. In those days, tapes would go for between $500-1000.

And these were live recordings?

Yeah, you’d get a guy come up to you and say, ‘look that last hour was amazing, I want it.’ It wasn’t really what we were about but then they’d come in with some ridiculous offer and we’d give in.

So when you moved to Ku (now Privilege) in ’88, was it very different?

Yeah totally. It was like the Garden Of Eden in there and of course it was open-air. I loved playing there. In those days, every venue had such a strong sense of identity. It was when I was at Ku that house and acid house first started creeping in, which was incredible. In my opinion, those years gave fruit to the best dance music that’s ever been written. And then Ku closed down and I moved back to Pacha, where I stayed for the next ten years.

When did you notice the island start to transition into a new era?

Well, it didn’t happen overnight. But things began changing when foreign promoters started introducing new ideas. In the early days, this was kind of exciting, except that what happened was it spiralled out of control. Now, anyone can turn up and try to sell you something. But when, for example, Ministry Of Sound came to the island, it was amazing. They brought with them the kinds of DJs that we’d never encountered before, really talented guys.

And when DJ culture took off in Ibiza, did your role behind the decks change?

I was still the resident, but there were now guests that would play the main slots. A couple of nights a week, Ministry or Renaissance would take over the club, and I’d warm up or close. I really enjoyed that. Suddenly I had the opportunity to play records before Frankie Knuckles or John Digweed or David Morales. It opened my eyes and ears up to a lot, and also introduced me to a different public.

 

Fiesta del 25 aniversario de Plastic

Que puede haber mejor que la celebración de un cumpleaños. A la gente no hay cosa que mas le guste que reunirse para celebrar efemérides. Los aniversarios de cuando se nace, de cuando se muere –en estos no es posibles estar claro- y por el camino de todas aquellas fechas señaladas que cada uno de nosotros va a elegir a lo largo de la vida.

El viernes pasado la Academia de DJs Plastic, una de las primeras de este país, celebró sus 25 años de vida. Se dice pronto. 25  años formando DJs y educando, que es gerundio. Educando, no solo las orejas sino el espíritu. Formando una gran família, de DJs si, pero también de amigos, de amigos para siempre…

oh plastic@catwalk

La fiesta se realizó en Catwalk, un clásico de Barcelona. Allí se congregaron infinidad de alumnos de la Academia para disfrutar de una noche mágica repleta de sorpresas. Una de las más emotivas sin duda fué la presentación de un video con la participación de una buena parte de los profesores y del alumnado. Cuántas caras conocidas… Y cuántas que llevaba años sin ver.

No podía faltar en una noche de DJs, la participación de unos cuantos, especialmente elegidos para la ocasión.

Por orden de aparición la velada dió su pistoletazo de salida con Mónica Mira, una de las más representativas alumnas de la escuela y mejorando lo presente, la favorita de Jordi Carrreras, con su set de Soulful House. Acompañado en algunos momentos de un vocalista y en otros de una teclista que improvisó sobre las notas del “Café de Flore” de Matthew Herbert.

La noche no hacía más que empezar. A continuación pudimos disfrutar de uno de los míticos DJs de Ibiza de estas últimas décadas. Nada menos que de la elegancia de DJ Pippi. Nos deleitó con un House exquisito durante la segunda hora de la noche, pinchando hasta una remezcla de los Temptations de su propia cosecha.

Jamie lewis & Dj Pippi

Jamie lewis & Dj Pippi

A continuación un servidor quiso ofrecer, y ya que la noche se supone que iba de plásticos, una sesión mayormente ejecutada con vinilos. Para empezar un clásico por excelencia: Frech Kiss de Lil Louis. Siempre me encuentro en mi salsa mezclando vinilos, no sé como explicarlo, es algo que saca lo mejor de mi a la hora de pinchar. Aflora siempre un sentimiento que llevo muy adentro.

Después de mí, le toco el turno a la estrella internacional invitada para la ocasión. Nos referimos a Jamie Lewis, fundador de Purple Records y uno de los buques insigneas del House Suizo. Su set fué ya mucho más contundente y cargado de Hits. Uno de sus momentos estrella fué al pinchar un edit de Get Lucky de los Daft Punk, que hizo que Catwalk temblase.

Para acabar la noche, Raul Orellana, DJ residente de Catwalk y el emblemático DJ del Studio 54, puso el broche final a una espléndida noche, con esa envidiable técnica a la hora de mezclar que domina como nadie. Grande!

Solo me queda agraceder  a Pep y Jordi que hayan contado conmigo para esa fantástica noche. Espero que lo sigan haciendo en futuras ediciones. Acudiré raudo como el rayo a formar  parte aunque solo sea por un ratito, de esa su gran familia que es la mía también.

Felicidades Plastic !

Amantes... del vinilo.

Amantes… del vinilo.

El verano que se fué…

Captura de pantalla 2013-03-13 a la(s) 19.33.23Benirrás. Domingo de Tambores. Ibiza 2012.

Llegan las lluvias del otoño y no hacen más que recordarnos ese verano tan espléndido que hemos pasado en la isla. En mi isla, en la isla de todos. Muchos son los recuerdos que deja un verano. Vuelven siempre de una manera agradable a nuestra cabeza, para hacernos revivir momentos seguramente inolvidables que nos hacen sentir bien otra vez y que aunque recuerdos, si buenos son, bienvenidos sean. Este verano me he dedicado a volver por donde hacía mucho que no estaba. Casi siempre y porque el hombre es un animal de costumbres, solemos ir a los mismos sitios y es lógico, ya que “mas vale lo bueno conocido que lo malo por conocer”. Pero en Ibiza no hay casi nada ya que no sea digno de disfrutar y por eso, como cada año me lo propongo y nunca acabo de hacerlo, este verano volví al campo, a las calas recónditas, al atardecer en Benirrás, a Atlantis andando y a Es Vedrá en Zodiac.a Atlantis andando y a Es Vedrá en Zodiac.

Lo mágico de Ibiza es encontrarte con quien menos esperas en el sitio más inesperado, valga la redundancia. Uno de esos días de calas perdidas, me encontré en una misma tarde a Carles Sans del “Tricicle” a Corbacho y así de lejos al mismísimo Berto. Poco más tarde y ya entrada la noche al grandísimo Pocholo.  Lo primero que ví fué su afamada mochila. Estaba yo tomando una copa y de repente mi vista fue a parar  al reflejo de los adornos de la mochila y sin darme cuenta me topé con el. Lo tenía a dos pasos. Pocholo, aunque tenga una merecida reputación, es un tío cojonudo súper educado y va “hecho un pincel”. Estuvimos charlando y fumando un cigarrito de la risa.

Pocholo y yo en Amnesia.

Quedamos para grabar en el estudio de un amigo en común “un día de estos”, que quiere decir, el día en que “meen las gallinas”. Los podía haber juntado a todos y haberles propuesto una gran colaboración para una “serie” o una “peli”, de la que por supuesto me hubiese yo mismo encargado de la Banda Sonora. Éxito garantizado! Jajaja! Que monstruos!

 

Pero sin lugar a dudas, el “momentazo” del verano fué junto a mi gran amigo Pippi de camino a Benirrás a ver y escuchar la “Tamborilada”.  Cada año hay mas gente . Debido al gran incendio de hace dos veranos, la Guardia Civil cierra los accesos de la carretera a la playa, por lo que si quieres ir, tienes que hacerlo andando cual peregrinación a Santiago. Después de mucho discutir decidimos emprender camino junto a decenas de turistas. Lo que suponía ser una marcha de treinta o cuarenta minutos acabó siendo una hora. Por el camino merendamos lo que la naturaleza nos ponía al acance… una uvitas aquí, unos higuitos allí. Pues bién, en un momento del camino y justo cuando nos adelantaban dos chicas, Pippi le suelta a una de ellas, toda acalorada del esfuerzo : “ Venga, que te va a ir bien”, refiriéndose a que como la chica tenía un poco de sobrepeso, la caminata le iba a sentar de maravilla. No podeís imaginar la cara que puso la tía. Si las miradas matasen… Estuvimos riéndonos durante días recordándolo.

SINGAPUR 2002 (CESAR & PIPPI)

Pippi y yo en el campo de Ibiza.

Una vez en la playa y debido al tumulto no duramos mucho, lo justo de ver a gente”follar” en el agua y algunos de nuestros amigos percusionistas de la isla disfrutando como niños. Si digo que era más chulo hace veinte años, entraríamos en comparaciones odiosas y no es el caso. Como siempre digo, hace años donde ahora hay dos mil personas, habían solo doscientas. Pues eso, un verano más o un verano menos, según lo queráis ver, pero un verano que estará en vuestras retinas, justo justo, hasta la llegada del siguiente.