El Molino, un clásico de Barcelona.

Fué Don Quijote, nuestro más hidalgo caballero, el que enzarzó su lanza con las aspas de un molino pensando que eran gigantes  que querían acabar con él.

Pero las aspas de “El Molino” de Barcelona no son peligrosas, sino que por el contrario se mueven al compás de las artes escénicas y a las de la buena música.

Se vuelve a hecer cola para disfrutar de El Molino.

Se vuelve a hecer cola para disfrutar de El Molino.

Cuando yo era mucho más joven, recuerdo El Molino como uno de los teatros, music halls, cabarets o como queráis llamarlo, con más solera y de los más importantes de la ciudad Condal.

Como casi todo en estos tiempos, ha tenido que reciclarse antes de verse obligado a cerrar sus puertas.

Por lo que cuentan, la inversión de la reforma ha sido muy cuantiosa, pero a primera vista y en mi opinión, ha valido la pena.

Nunca había tenido el honor de entrar en El Molino y cuando lo hice el sábado pasado, me quedé boquiabierto. Como no sé cómo era antes, solo puedo hablar  de lo que pude ver ahora una vez reformado. Es un gran espacio minimalista, con un espléndido escenario y un montón  de palcos para perderte a diferentes alturas. Tiene también una terraza donde los fumadores y los que quieran tomar el aire o ver las estrellas, pueden salir si les apetece . Además y ya que la terraza se encuentra en el último piso, casi se pueden tocar con las manos las aspas de neón del molino, que giran y giran sin parar toda la noche.

La semana pasada celebraron el Barcelona Burlesque Festival.

El molino flyer

Estuve pinchando junto a una de las DJs  más inquietas de  la ciudad, que no es otra que DJ Ellie. Esporádicamente Galactic Cabaret ofreció sus performances llenas de colorido y picardía. Reconozco que en un entorno como el de El Molino, las actuaciones en ese fabuloso escenario, forman un todo junto a la música.

Tengo que hacer una mención especial  para Albert Tió de Unreal Productions, uno de los padres del Galactic Cabaret y que con el que durante muchísimos años y junto a sus compañeros de Night Sun Group, he pasado momentos inolvidables en La Terrrazza, uno de los pocos clubes al aire libre que ofrece la ciudad.

yo mismo y Albert Tió.

yo mismo y Albert Tió.

Pues lo dicho, tenéis que pasaros por El Molino. Podéis incluso apuntaros a una cena/espectáculo que ofrecen los fines de semana y ya me diréis si es o no, uno de los mejores sitios de la ciudad.

Deseo que este espléndido local pueda continuar con éxito su nueva andadura y que muy pronto pueda yo volver para poner mi granito de arena, o mejor dicho mis acetatos de vinilo.

Anuncios