Tributo a Gerardo, DJ del Ku de Ibiza (79/84)

Con Gerardo allá por el 84 en el Ku.

Con Gerardo allá por el 84 en el Ku.

Gerardo en la cabina del Ku
Gerardo en la cabina del Ku

Los DJs del Ku. Patrick y Gerardo. colegas en el Ku durante un lustro

Los DJs del Ku. Patrick y Gerardo. colegas en el Ku durante un lustro

James Brown-el padrino del Soul-en el Ku.
James Brown-el padrino del Soul-en el Ku.

En el club mas fantástico del mundo, era donde pinchaba Gerardo.
En el club mas fantástico del mundo, era donde pinchaba Gerardo.

Anuncios

Emprender el vuelo

Amnesia 1983

Amnesia 1983

El primer disco que me compré, era de George Benson, un excelente guitarrista  de jazz afroamericano y se llamaba In Flight” “En Vuelo”. Paradogicamente, a los pocos meses iba a “volar” a Ibiza para  forjar mi carrera como Disc Jockey. No recuerdo cual fué mi segundo disco, pero si que inevitablemente me embarqué en una cruzada ( la de coleccionar vinilos) de la que no pude desengancharme jamás. En la actualidad son mas de 10000. Se dice pronto no? Toda una vida dedicada como dijo el genio Afrika Bambaataa a la búsqueda del “Ritmo ideal”, (“Looking for the perfect beat”).

El amor a los vinilos y a la música por excelencia, me condujo  inevitablemente a hacerme Disc Jockey. Dejando de lado y muy a mi pesar, mi incipiente carrera como bajista.

En Ibiza he tenido la suerte, “llámalo suerte”, de pinchar en las mejores discotecas de la isla durante prácticamente 30 años. He sido residente y que conste que cuando yo empecé no se utilizaba el término “residente”, de las míticas salas, Lolas’s, Ku, Pacha, Space , Privilege y Amnesia, además de haber pinchado en los 80 y 90, en las mejores fiestas al aire libre, esas que ya no se hacen mas.

Si en un momento determinado introduje el Acid House en la isla, fué porque buscando discos, me topé con ellos. Y si pinché un determinado tipo de sonido es por que creí en el. Pero tengo que agradecer a los importadores de discos del momento, que fueron los que trajeron aquella maravillosa música del otro lado del Atlántico.

Importadoras como Record Sound en la Barceloneta, donde me pasaba horas abriendo las cajas de discos y sorprendiéndome con aquel nuevo sonido, que estaba llamado a llegar a lo mas alto. “ Call it House!

Record Sound & Chicago Trax

Record Sound & Chicago Trax

También me pasé media vida al lado de Agustin en la mítica tienda que tenía Blanco y Negro en la calle Calvet de  Barcelona. Allí nos encontrábamos la “Flor y nata” de los mejores DJs de la cuidad. DJ Zorra, Chito de Melero, La Negri y tantos y tantos buenos amantes de la música de baile.

No puedo olvidarme  de 12 Music en la calle Alfonso XII de Barcelona, de mi gran colega Fernando, que era, me consta, uno de los importadores de vinilo mas feroces de esas épocas.

En Ibiza, la magnífica tienda de Gian Franco, M15. Venta personalizada al 100%.

Disco Gallery, donde Paul Oakenfold me preguntaba el nombre de los discos que pinchaba en Pacha en el 87 (risas).

Pero si hay una tienda que particularmente tengo que reseñar, esa sería Delta Discos en Ibiza. La familia Tur Guasch, rejentaba este impresionante imperio. Y si digo imperio, es porque se movían miles de discos durante un verano. Todo bicho viviente si pasaba por Ibiza, además de visitar Las Salinas o Es Vedrá, tenía que pasar  por Delta obligadamente, ya que allí se encontraba la clave para entender el mágico sonido de la isla.

Otra de las mas antiguas tiendas de discos que recuerdo en Ibiza, se llamaba Flip Music. La dirigía  Diego, que era francés y tenía un exquisito gusto para la música. Ahí compré discos tan antológicos como el “Din daa daa” y no creáis que eran baratos. El vinilo de esta obra maestra de George Kranz, me costó 2000 pesetas, lo que serían ahora 12€. Ese es el precio de un vinilo en la actualidad, quizás menos. Pero teniendo en cuenta que por esa época por el alquiler de mi casa en el campo pagaba 15000 pesetas, imaginaros que bestialidad era pagar 2000 por un disco. Multiplicando por diez  por la carestía de la vida, nos daría un resultado de : 150000 pesetas el alquiler de la casa y de 20000 pesetas el precio del vinilo, osea 120€ por un disco.

No creáis que fue fácil adquirir una a una esas joyas a ese precio, no que va!

Pues eso, que por estos días celebro mis treinta años pinchando y también el haber coleccionado plásticos hasta llegar a las 1000 decenas. Si quereis celebrarlo conmigo, os espero en mis próximas actuaciones. Estaré encantado de poder disfrutar junto a vosotros, de una pequeña parte de esta tan maravillosa colección de  perlas musicales y de poder ofreceros a “Cesar de Melero” en “Cuerpo y alma” celebrando tan inigualable efemérides.

Mis vinilos (parte1)

Mis vinilos (parte1)

Vacaciones entre Pósters y Vallas publicitarias.

ku 12 aniv                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            Se dice que en Ibiza, las serpientes no pueden vivir, por que la diosa Tanit protege la isla de animales ponzoñosos. Mas le hubiese valido a la diosa Tanit proteger nuestra amada isla no de serpientes sino de “encantadores” de serpientes, que paradójicamente le han quitado el “encanto” a la isla.  Entre promotores Inmobiliarios y promotores de discotecas, la isla ha dado un giro de 180º en estas últimas décadas.

Eivissa es un referente mítico de liberación desinhibida que sirve a un amplio espectro de inquietudes, desde la espiritualidad que se refugia del progreso, hasta el narcoturismo escapista. El mismo mito permite acogerse a la coartada de la libertad individual, para promover la especulación urbanística más salvaje. Ibiza se ha caracterizado por la rapidez del paso de la economía agraria a la turística, con una nula ordenación urbanística. (Joan Buades, 2004).

Os daría muchísimos ejemplos de cómo poco a poco la isla ha cambiado urbanísticamente, paisajísticamente, pero hay uno que a dia de hoy y por “chorra” que parezca, me parece sobradamente remarcable. Porqué en Ibiza  se levantan por docenas estás vallas publicitando discotecas y DJs? Acaso son necesarias? es que hay una sola persona que venga a la isla a escuchar (o bailar) DJs, que va a dejar de hacerlo si no estuvieran? No sería mas bonito viajar por la isla disfrutando de su paisaje, de sus almendros en flor, de sus cactus, de sus higueras, de sus cabras, de sus erizos o simplemente de su horizonte?  Estas vallas en su mayoría son ilegales, pero no dejan de proliferar. Este un ejemplo claro de cómo se afea la isla poco a poco con el beneplácito de casi todos. Preguntarle a cualquier persona que viva en la isla y veréis que opinión tiene al respecto.                                                                                                                                                                                                                                                             También esos posters de las discos que invaden muchas de las fachadas de la isla, son un claro exponente de la contaminación del entorno. No estoy en contra de los posters, sino de cómo afean la isla .Hay sitios donde conviven por decenas, sin importar su religión. Yo me pregunto si realmente alguien les prestará atención.En las épocas del Ku (actual Privilege pero sin techo), había un diseñador llamado Yves (Uro), que hacía unos posters sublimes. Un genio de la isla. Aquellos posters eran puro “Arte Contemporaneo” y no se colocaban de diez en diez ni de cualquier manera.

Como hemos cambiado…

Bueno niñas, niños, disfrutar de la isla, de su gente, de sus calas, de sus Clubes de sus vallas y posters y tratarla como a una madre, que se lo merece.

                                                                                                                                                                                          Casa/poster típica de Ibiza.